Descubrimientos arqueológicos en la Ciudad de México

Publicado en Entretenimiento
Valora este artículo
(2 votos)

En esta semana se han dado a conocer un par de descubrimientos arqueológicos en el Centro de la Ciudad de México: una impresionante ofrenda de oro azteca y el verdadero zócalo de la Ciudad de México.

En estos últimos días se ha descubierto un poco más de la historia de México gracias a dos descubrimientos realizados por el INAH. De épocas muy diferentes, uno prehispánico y otro de justo después de la Guerra de Independencia, ambos cuentan un poco acerca de la vida en la ciudad de México.

El primer hallazgo es una ofrenda azteca con una gran cantidad de piezas de oro hallada dentro de una bóveda de piedra cerca del Zócalo capitalino, justo detrás de la Catedral Metropolitana, por la escalinata del Templo Mayor. Enterrada aproximadamente hace 5 siglos, la ofrenda no se descubrió hasta este 2017 gracias a la demolición de dos edificios que habían cubierto el lugar por 20 años.

Los restos de esta ofrenda se distinguen de las otras 205 ofrendas encontradas en los últimos 40 años no solo por la cantidad (22 piezas en total) como por la calidad de los objetos encontrados, descritas como “las piezas más grandes y más refinadas descubiertas hasta ahora”.

La pieza principal de la ofrenda es un lobo de 8 meses de edad revestido con ornamentos de oro y un cinturón de conchas marinas, por lo cual se deduce que esta ofrenda fue dedicada a Huitzilopochtli, dios del sol y de la guerra, siendo el animal una representación de él.

El segundo hallazgo realizado es precisamente la construcción que le da su nombre popular a la Plaza de la Constitución, mejor conocido como el Zócalo Capitalino. En medio de los trabajos de remodelación de este popular espacio de esparcimiento cultural, se ha hallado la base de lo que se esperaba fuera un monumento a la Independencia de México, pero que, debido a las crisis en los primeros años independientes, quedo inconcluso.

El proyecto de remodelación para sustituir el piso de concreto, iniciado en abril, solo permite a los arqueólogos realizar excavaciones de 50 centímetros de profundidad, lo cual no ha impedido que se encuentre al “verdadero zócalo” de la Ciudad de México. Por el momento, debido a su valor histórico, se está trabajando para la protección de la estructura en medio de los trabajos de rehabilitación de la Plaza.

Más en esta categoría: Un reloj internacional »