8 formas de leer más libros

Publicado en Persona
Valora este artículo
(1 Voto)

comoleermas17

No cabe duda de los beneficios que nos da la lectura al expandir nuestros horizontes, sin embargo, actualmente encontramos menos tiempo para leer. Aquí te presentamos 8 consejos para dedicarle más tiempo a esta ennoblecedora actividad.

Aléjate de la televisión y los video juegos

Cambia tu televisión por un librero. Tampoco la tires, sólo ponla en un lugar menos accesible. Se selectivo con lo que decides ver: tu serie favorita, tus películas favoritas, el partido de tu equipo favorito. Pero, que deje de ser el centro de la sala de estar de tu casa. Es muy fácil dejarse llevar por simplemente prender el televisor y ver los programas que nos ofrece pasivamente, mejor involúcrate activamente leyendo un buen libro.

Haz tu propósito de leer más público

Has reseñas de los libros que lees ya sea en tu perfil de Facebook o un fórum dónde compartas tus lecturas con otras personas.

Busca libros recomendados

Ya sea en Amazon u otros foros, busca las recomendaciones de otras personas para tus lecturas futuras. También puedes averiguar cuáles son los libros favoritos de alguna persona que admiras y dar un vistazo a las ideas que lo han inspirado.

Puedes renunciar a algunas lecturas

Si un libro tenía un principio interesante, pero a la mitad se ha convertido en desierto de aburrición, no dudes en dejarlo a un lado. Comienza con algo nuevo. Simplemente ten cuidado que esto no se vuelva un hábito y no termines ningún libro.

Cuida tus lecturas periódicas

Está bien leer el periódico y algunas revistas, pero muchas veces leer artículos cortos se nos puede hacer un hábito pues nos dan la sensación de saber mucho en poco tiempo, pero no se pueden comparar con la profundidad que nos da un libro el cual puede explorar, explicar o profundizar el tema o los personajes con los qué trata. Finalmente, en diez años que prefieres tener una biblioteca que has leído y reflexionado pacientemente o una pila de periódicos y revistas.

Las revistas y periódicos nos ayudan a estar al día de los temas de actualidad y son de gran ayuda, pero no olvidemos profundizar en temas que nos intrigan personalmente. Un maestro que conocí decía “no es lo mismo estar informado que ser culto”.

Que tu librero tenga vida

Ve tu librero no como un objeto estático a contemplar sino como un organismo vivo que crece y cambia y siempre te brinda nuevas formas de expandir tu conocimiento. No dudes en añadir nuevos volúmenes o en dejar ir a otros que tú, tal vez ya no vayas a usar, regálalos o cámbialos.

Lee libros físicos

Aunque los libros digitales tienen alguna ventaja, no podemos olvidar lo entrañable que es la lectura en un libro de papel. Desde la belleza de un libro bien editado, con una hermosa portada y una tipografía impecable, al olor de las páginas nuevas. En los libros de papel es muy fácil encontrar un pasaje que dejaste atrás y quieres repasar, ayudan a la salud de tus ojos (actualmente sobreexpuestos a mirar las pantallas por horas) y no requieren de energía eléctrica, así que nunca te puedes quedar sin pila.

Aprovecha hasta los mínimos espacios de tiempo

Recoge cualquier momento de tiempo libro para leer una o dos páginas y avanzar en tus lecturas. No dejes de cargar un libro si tienes que esperar en la fila del banco, en el transbordo a tu trabajo o de regreso a tu casa, en el consultorio del doctor (¡y deja esos video juegos!). Todos estos pequeños lapsos de tiempos llénalos con libros. Te sorprenderá todo el tiempo que puedes dedicar a tu lectura.

Este artículo está inspirado en 8 Ways to Read (a Lot) More Books This Year por Neil Pasricha en Harvard Business Review.