Cómo mejorar tu productividad

Publicado en Persona
Valora este artículo
(1 Voto)

Parece que siempre nos queda algo más por hacer, pero con estas 9 sencillas ideas seguramente terminarás más rápido con todas esas tareas pendientes.

Planea tu día por adelantado

Esto significa que en cuanto te levantes puedes comenzar a hacer de inmediato todo lo necesario en lugar de desperdiciar tiempo pensando en cual va a ser tu próximo movimiento. Para lograrlo, las listas de cosas por hacer suelen ser una buena idea.

Prioriza

A cada cosa que tenga que hacer, asígnale su nivel de importancia, y comienza haciendo aquellas que se encuentren en la cima de la lista.

Lo difícil primero

Trata también de hacer lo más difícil primero, pues de lo contrario te estarán molestando constantemente y drenarán tu energía.

Una sola cosa a la vez

Cuando estés haciendo algo importante, evita hacer múltiples tareas al mismo tiempo, pues no pondrás la atención necesaria. Sin embargo, cuando se hacen trabajos sin importancia, aburridos y repetitivos, es buena idea cambiar el enfoque y hacer varios trabajos a la vez.

Sin distracciones

Trata de no distraerte ni aplazar las tareas importantes con otras menos significativas. Para ello evita gastar el tiempo con el celular, las redes sociales, incluso con personas demasiado demandantes. Evita también las peticiones o tareas que no son importantes y que solamente te harán perder el tiempo.

Se organizado

Esto incluye planear por adelantado, sabiendo que necesitas para realizar tus tareas y en donde encontrar dichos objetos, así como trabajar en un área despejada y limpia.

Tu mejor momento

Todas las personas tienen un momento en el día en el cual son más productivos: algunos son pájaros madrugadores mientras que otros son búhos nocturnos. Es importante identificar este tiempo, y utilizarlo adecuadamente como momento oportuno de trabajo.

Desecha lo negativo

Una parte importante de la autodisciplina es desechar todos los pensamientos negativos y distractores, pues estos se interpondrán en tu camino y te harán perder energía que podrías ocupar para realizar tu trabajo.

Divide y vencerás

En ocasiones encontramos tareas que simplemente parecen imposibles de abarcar, ya sea por su tamaño o por su complejidad. Estas tareas suelen hacerse más fáciles si son divididas en tareas más pequeñas con plazos manejables para poder completar escalonadamente la tarea final.