“Las redes sociales no son la vida real”: Essena O'Neill modelo adolescente abandona Instagram

Publicado en Persona
Valora este artículo
(2 votos)

 essenaportada3

Tenía 700,000 seguidores, diferentes firmas le pagaban por salir con sus productos en sus posts pero se decidió dejarlo para vivir su propia vida.

Obsesionada con su imagen en las redes sociales y adicta a los “likes” y “follows” la joven modelo australiana Essena O'Neill, de 18 años, dedicaba gran parte de su tiempo y esfuerzo a lograr imágenes perfectas, tomaba una y otra vez la misma fotografía y luego la editaba con diversas aplicaciones para mostrar que su vida era perfecta. Todo para sentirse aceptada.

essenaescuelal"Pasé de los 12 hasta los 16 años deseando recibir la validación de los números en una pantalla. Pasé la mayoría de mi adolescencia absorta en mí misma y tratando desesperadamente de complacer a los demás. De los 16 a los 19 me autoedité para hacer ver que mi vida era hermosa, positiva y brillante.”

"Para ser realistas, he pasado la mayor parte de mi vida siendo adicta a las redes sociales, la aprobación social, el estatus social y mi apariencia física. Estaba consumida por ello. ¿Cómo podemos darnos cuenta de nuestros propios talentos si no dejamos de fijarnos en los demás?", confiesa ahora. Además, se disculpó con sus seguidores por amañar sus fotografías, "no lo hacía conscientemente, estaba obsesionada con gustar a los demás".

"Somos una generación de cerebros lavados"

"Ganaba 1.300 euros fácilmente por un post", cuenta la joven. Por una fotografía —aparentemente natural— en la que aparece sonriendo, con un vestido marinero y bebiendo zumo, la australiana ganó 365 euros: "Por aquel entonces, tenía 150.000 seguidores; con medio millón supe que muchas marcas online pagaban 1.800 euros por una imagen. Esta fotografía no tiene sustancia. Tened cuidado con lo que promocionan las personas y preguntaos a vosotros mismos: '¿Cuál es su intención detrás de la foto?"

Adiós a la vida digital

Primeramente la joven decidió no borrar sus fotografías, sólo cambiar los textos para mostrar los trucos que utilizaba para lucir mejor y dar la apariencia de una vida plena. Finalmente prefirió borrar definitivamente sus cuentas.

essenablack

Vamos a cambiar el juego

Ahora, emprendió esta campaña de concienciación para los más jóvenes que, como ella, son adictos a los likes y a los follows. Por lo que ha creado un sitio web Let’s be game changers (vamos a cambiar el juego), donde la australiana comparte vídeos y textos en los que relata y confiesa sus sentimientos y habla de sus principios: veganismo, salud mental, física y espiritual o preservación del planeta Tierra, entre otros—.

essenaportada2

"Quiero que esta plataforma sirva para difundir mensajes de una nueva era sobre la vida consciente, la adicción a la tecnología, reducir al mínimo la cultura de la celebridad o promover el veganismo", ha explicado O’Neill.

En su sitio invita a todos a "hablar de lo que de verdad importa", asegurando que no quiere pasar más horas comparándose con los demás, pero sí "conseguir algo radical, trascendental". La modelo ha dicho que con su proyecto lo que pretende es "investigar más sobre lo que importa de verdad" y que se deje de centrar la atención sobre ella.

Esperemos que su proyecto tenga éxito y muestre a los jóvenes que la verdadera felicidad se alcanza sirviendo a los demás.