Miércoles, 06 Julio 2016 12:48

Las tres características de todos los grandes líderes

Escrito por  Veritas Redacción.
Valora este artículo
(1 Voto)

3caracteristicaslideres

A lo largo de la historia han existido personas consideradas como grandes líderes, que han logrado cambiar al mundo con sus acciones. Todas ellas tienen características comunes que los han llevado a dicha posición las cuales, aunque no se enseñan en clases o en el trabajo, es posible cultivar. Hoy te presentamos tres de ellas, importantes no solo para ser grandes líderes sino también para cambiar la perspectiva de nuestros mismos.

Autoconocimiento

El autoconocimiento es la habilidad que nos permite vernos a nosotros mismos con claridad: de esta forma podemos reconocer nuestras mejores cualidades y nuestros peores defectos. Si no tenemos esta capacidad, haremos vista ciega a nuestras deficiencias y exageraremos desmedidamente las virtudes de nuestro carácter. Esto nos llevara a tomar acciones con información inadecuada acerca de nuestras habilidades y fallas. El autoconocimiento se cultiva al aceptar y reconocer ambos lados del espectro: nuestro mejor y peor ángulo.

Auto-eficacia

La auto-eficacia es creer que se puede lograr aquello que nos hemos propuesto. Para ello debemos tener claro qué es el verdadero éxito, y no desarrollar expectativas poco realistas basadas en las ideas que se nos venden a diario en diversos medios. La auto-eficacia se construye a partir de varios factores, incluyendo los éxitos pasados, la retroalimentación de vivencias anteriores y nuestro propio temperamento. De esta forma, la auto-eficacia permite alcanzar las metas de manera flexible, enfrentándose a los contratiempos.

Valor

El valor es esencial para las dos características anteriores, pues da el empuje necesario para seguir adelante con las metas impuestas por la auto-eficacia y tomar las acciones necesarias basadas en el autoconocimiento. Todo lo que se quiera realizar conlleva cierto trabajo y, por lo tanto, lleva a dificultades. Es el valor el que permite hacerle frente a las mismas, a no deprimirnos por nuestras fallas y seguir trabajando por nuestras metas. Cultivar el valor es un proceso continuo, requiere fe y trabajo, imponiéndonos retos que nos ayuden a mejorar y a alcanzar las metas que nos hemos impuesto.

Síguenos

Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Vimeo Subcríbete a nuestro boletín

Lo más...

Leído este mes

Nuevo