Jueves, 29 Diciembre 2011 12:59

¿Quién es el hombre?

Escrito por  Por Zurc0
Valora este artículo
(2 votos)



El hombre pasa la vida buscando respuestas. Hemos pasado horas enteras tratando de resolver y encontrar el “principio de nuestra existencia y el centro de nuestra felicidad”. ¿Por qué insistimos tanto?
Benedicto XVI nos propone una línea de reflexión, especialmente en estos días en que hacemos los famosos “propósitos de año nuevo.” Propósitos que deberían ir encaminados a construir nuestra verdadera felicidad:
«Esta es la cuestión fundamental que hay que plantearse: ¿Quién es el hombre? El hombre es un ser que alberga en su corazón una sed de infinito, una sed de verdad —no parcial, sino capaz de explicar el sentido de la vida— porque ha sido creado a imagen y semejanza de Dios…”
El mundo está necesitado de que se muestre esta verdad con mayor fuerza. Que en cada hombre y mujer se refleja el “rostro” de Dios, y abrir nuestros corazones a la plenitud de la vida. Cristo mismo se nos ha presentado como el Camino, la Verdad y la Vida. Es preciso entonces, que seamos testigos suyos, llenando nuestro testimonio con el Amor que ha sido revelado a los hombres. Amor que es la respuesta a las interrogantes y a la “sed de infinito” de todo hombre, en todas las épocas.
No basta con buscar hacer “cosas buenas”, es preciso “siempre más” –creo- para poder mostrar al mundo el rostro de la Esperanza: porque somos sus hijos y nos ha redimido.
“Así pues, reconocer con gratitud la vida como un don inestimable lleva a descubrir la propia dignidad profunda y la inviolabilidad de toda persona. Por eso, la primera educación consiste en aprender a reconocer en el hombre la imagen del Creador y, por consiguiente, a tener un profundo respeto por cada ser humano y ayudar a los otros a llevar una vida conforme a esa altísima dignidad.”
Sólo si somos capaces de abrir nuestra vida a esta relación de abandono y confianza con Dios, es que descubriremos el verdadero significado de nuestra libertad, la cual no se “agota” en sí misma, en nosotros, sino que se nos ha dado precisamente para vivir el amor. Una libertad que debe ser vivida en plenitud y responsabilidad.
Donde está nuestro tesoro, ahí está nuestro corazón… Te deseo, pues, que tu tesoro esté en el corazón mismo de Jesús, y que el año que está por comenzar lo vivas en la inmensidad de Su Amor.



Que Dios te bendiga
Tu amigo Zurc0
Twitter: @Zurc0

Visto 937 veces Modificado por última vez en Sábado, 18 Agosto 2012 14:01
Más en esta categoría: « Todos los Santos! La perla »

Síguenos

Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Vimeo Subcríbete a nuestro boletín

Lo más...

Leído este mes

Nuevo