Familia

Se dio cuenta Seth Adams Smith que el matrimonio no era para él tras año y medio de estar casado con su esposa, Kim, a pesar de los consejos de su padre, así es como lo cuenta:

En la relación matrimonial existen varias situaciones que en lugar de contribuir, lesionan a los cónyuges, dando opción a que se formen pequeñas heridas que en un principio pueden parecer insignificantes, pero con el tiempo, pueden llegar a volverse muy nocivas. Esta es la recopilación de 10 situaciones que ojalá nunca estén presentes en el matrimonio.

Todos sabemos que la llegada de los hijos, especialmente el primero, es una bendición y el comienzo de una nueva etapa familiar, pero también es un hecho que esta etapa marca cambios en la relación de pareja, es por eso que debemos estar preparados para este grandioso acontecimiento.

Para Rowena Darby, el nacimiento de su hijo representó una alegría incomparable, pero no fue sino meses después de dar a luz que esta felicidad se vio truncada por la noticia de que tenía cáncer de intestino y de no tratarse a tiempo, su vida corría peligro.

 

Es una realidad que cada día que pasa, los niños de ahora prefieren jugar con iPad, con un iPhone o cualquier consola de videojuegos, pero siempre hay otras alternativas que es de suma importancia promover entre ellos, sobre todo las que favorecen el encuentro y la relación familiar.

Gerald Rogers es un estadounidense que desde hace varios años realiza charlas motivacionales. Tiene cuatro hijos y hasta julio de este año, llevaba un matrimonio de 16 años con su esposa Jana. Pero su relación llegó oficialmente a su fin. Luego del rompimiento y afligido por lo sucedido, Gerard decidió sentarse frente a su computador y escribir todo lo que haría diferente si tuviera otra oportunidad, y compartió en Facebook su escrito bajo el título "Los consejos sobre el matrimonio que me hubiera gustado tener".

Taylor Smith, una niña de 12 años, escribió una carta para ella misma, pero dentro de 10 años, pero por desgracia Taylor ya no pudo releer su carta.

David LaFerreire ha hecho dibujos en las bolsas de los sándwiches de sus hijos durante 5 años.