Una carta al doctor que me recomendó el aborto

Publicado en Familia
Valora este artículo
(2 votos)

unacartaaldoctorrecomendoaborto

Tomó más de un año para que Courtney Baker terminara de escribir una poderosa carta al doctor que le recomendó terminar con su embarazo cuando se descubrió que su hija tenía Síndrome de Down. ¿La razón? Quería que la carta fuera perfecta, al igual que su hija.

En una publicación de Facebook que se ha vuelto viral, Courtney Williams Baker compartió una carta dirigida al doctor que recomendó terminar con el embarazo cuando diagnosticó que el bebé nacería con síndrome de Down.

Argumentando por la pobre calidad de vida que tendrían tanto padres como hija, el doctorsiguió presionando por un aborto, lo cual devastó a la futura madre.

Ahora, ya que su hija Emersyn o “Emmy” tiene 15 meses de edad, habiendo visto su vida engrandecida por la experiencia de ser madre, Courtney decidió enviar una carta al médico que consultó, la cual dice:

unacartaaldoctorrecomendoaborto002“Querido Doctor,

Recientemente una amiga me contó que cuando su especialista prenatal veía a su hijo durante sus sonogramas, éste siempre comentaba: ‘Él es perfecto’. Una vez que su hijo nació con síndrome de Down, ella visitó a ese mismo doctor. Él vio a su pequeño niño y dijo: ‘Te lo dije, él es perfecto’.

Su historia me desgarró. Mientras que estaba muy agradecida por la experiencia de mi amiga, me lleno de pena por aquello que yo debí haber tenido. Desearía que usted hubiese sido ese doctor.

Fui a usted durante el tiempo más difícil de mi vida. Estaba aterrorizada, ansiosa y completamente desesperada. Aún no conocía la verdad acerca de mi bebé, y eso era lo que necesitaba desesperadamente de usted. Pero en lugar de animarme y apoyarme, sugirió que termináramos con nuestra hija. Le dije su nombre, y usted nos preguntó de nuevo si entendíamos la baja calidad que tendría nuestra vida con un hijo con síndrome de Down. Sugirió que reconsideráramos nuestra decisión de continuar con el embarazo.

A partir de esa primera visita, temíamos nuestras citas. La época más difícil de mi vida fue casi insoportable porque nunca me dijo la verdad. Mi hija es perfecta.

No estoy enojada. No estoy amargada. Solo estoy muy triste. Me entristece que los pequeños latidos que ve todos los días no lo llenen con un asombro perpetuo. Me entristece que los intricados detalles y el milagro de esos dulces deditos, pulmones, ojos y oídos no le hagan detenerse siempre. Me entristece lo equivocado que estaba al decir que un bebé con síndrome de Down bajaría nuestra calidad de vida. Y me rompe el corazón que le hayas dicho eso a una mamá incluso el día de hoy. Pero sobre todo me entristece que nunca va a tener el privilegio de conocer a mi hija Emersyn.”