Miércoles, 24 Agosto 2016 09:48

¿Con barba o sin barba?

Escrito por 
Valora este artículo
(1 Voto)

conbarbaosinbarbavanthuan

Una curiosa historia de un pintor y un encargo especial, que nos hará reflexionar: ¿no es más importante la verdadera enseñanza que discutir los pequeños pormenores?  

El apostolado está destinado a llevar a los hombres hacia la Iglesia, no a fundar una Iglesia particular bajo la égida de tal o cual grupo o de tal o cual congregación. Eso no es aún un cisma, pero es ya una división en la Iglesia (C. E 320).

Habían encomendado a un famoso artista que hiciese un retrato de tamaño natural de San Francisco de Asís para una iglesia de Roma. Y el artista, con todos sus pertrechos —caballete, colores, pinceles—, instaló su estudio en el presbiterio de la iglesia.

El primer día, pasó un franciscano y le hizo esta recomendación: «Cuidado con ponerle barba. San Francisco no llevaba barba. Sea fiel a la verdad histórica». El artista prometió tenerlo en cuenta. Pasó un capuchino (es sabido que no se puede concebir a un capuchino sin barba): «Tenga esto muy en cuenta: Píntele una hermosa barba a nuestro santo. ¡Nuestro fundador llevaba barba!». El artista, cogido entre dos fuegos, no sabía a qué santo encomendarse: ¿santo con barba o santo sin barba? Para que no lo molestaran más, colgó una cortina delante del taller, con esta nota: «Se quitará la cortina el día de la inauguración». Y trabajó sin que lo molestaran más los partidarios de uno u otro modelo. Cuando llegó el día de la inauguración, allí estaba en pleno la muchedumbre de las dos escuelas. Quitaron el velo... y el santo apareció acostado, enfermo, envuelto en una sábana que le subía hasta la nariz...

La pobreza y la santidad ¿estaban con barba o sin barba?

Síguenos

Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Vimeo Subcríbete a nuestro boletín

Lo más...

Leído este mes

Nuevo