Publicado en Fe
Valora este artículo
(1 Voto)

La alegría y el valor son más necesarios en el momento del fracaso que cuando todo va bien. Los que son capaces de ello son los héroes que pueden contarse con los dedos de la mano. (Card. Van Thuan)

No pierdas la alegría. El camino de la esperanza no admite a peregrinos con cara ceñuda. El camino de la esperanza sólo puede traerte alegría (Card. Van Thuan).

A Francisco de Asís le gustaba cantar. Componía oraciones y cánticos para expresar su alegría de vivir y para cantar las alabanzas de Dios. Después de Semana Santa, en que sólo se pensaba en los sufrimientos y la muerte del Señor, le gustaba cantar el día de Pascua: «Hoy —aconsejaba— no apaguéis las velas. Hay que dejarlas que expresen su alegría por la Resurrección del Salvador».

¡Cuántos detalles maravillosos y graciosos encontramos en las Florecillas, con los que el pobre Francisco, que vivió pobre y humilde por amor a Cristo, sabía cantar siempre in hymnis et canticis!

Cardenal Van Thuan

Siervo del Señor, Francisco Xavier Nguyen Van Thuan fue arzobispo coadjuntor de Saigón, fue arrestado por el régimen comunsta y pasó 13 años en la cárcel, 9 de ellos en aislamiento. En prisión escribió Mil y pasos en el camino de la esperanza. En 1991 fue liberado, Juan Pablo II le nombró, en 1994, presidente del Pontificio Consejo Justicia y Paz. Fundó Mater Unitatis. Falleció el 16 de septiembre de 2002 en Roma. Actualmente, se sigue un proceso para su canonización
Más en esta categoría: Abran sus corazones »