La Ascensión de Cristo: Importancia y Significado

Publicado en Fe
Valora este artículo
(225 votos)

jesucristo-ascension

Cuarenta días después de la Resurrección de Cristo, la Iglesia celebra la Ascensión de Jesús al Reino Celestial. Siendo uno de los principales eventos narrados en los Evangelios, debemos darnos el tiempo de reflexionar la importancia de este acontecimiento.

¿Qué es la Ascensión de Cristo?

Después de que Jesús resucitara de la muerte, presentándose, después de su padecimiento, vivo (Hechos 1:3) a las mujeres cerca de la tumba (Lucas 24:36-43), y a más de otras 500 personas (1 Corintios 15:6). En los días siguientes a su Resurrección, Jesús les enseñó a sus discípulos acerca del Reino de Dios (Hechos 1:3).

Cuarenta días después de la Resurrección, Jesús y sus discípulos fueron al Monte de los Olivos, en Betania. Ahí, Jesús prometió a sus seguidores que pronto recibirían al Espíritu Santo, y les indicó que se quedaran en Jerusalén hasta la llegada del Espíritu. Luego, Jesús los bendijo, y mientras lo hacía, comenzó a ascender al Cielo (Marcos 16: 19, Lucas 24:50-51, Hechos 1: 9-11).

La Ascensión de Cristo no fue solamente en espíritu, sino que fue física, retornando al Cielo con su cuerpo. Se levantó del suelo gradual y visiblemente, ante la mirada de los discípulos. Mientras los once trataban de atrapar una última mirada del Señor, dos ángeles aparecieron y prometieron el retorno de Cristo “de la misma manera, tal como le habéis visto ir al Cielo” (Hechos 1:11).

¿Por qué es importante la Ascensión de Cristo?

La Ascensión de Cristo es significativa por diversas razones:

1. Significa el final de su ministerio en la tierra. Dios Padre envió a su amado Hijo a la tierra en Belén, y en este momento el Hijo retorna al Padre.

2. Significa que su ministerio en la tierra fue exitoso. Todo lo que Él vino a hacer lo había realizado.

3. Marca el regreso a Su Gloria Celestial. Durante su estancia terrenal, la Gloria de Jesús se mantuvo velada, a excepción del momento de su Transfiguración (Mateo 17:1-9).

4. Simboliza su exaltación por Dios Padre (Efesios 1:20-23). Jesús se sentó a la diestra del Padre, por encima de todo nombre.

5. Significa la participación de Cristo, en su humanidad, en el poder y en la autoridad de Dios mismo (Catecismo de la Iglesia Católica, punto 668).

6. La Ascensión completa el ciclo de vida, muerte y Resurrección de Cristo, confirmándose así el pago final por el pecado (Hebreos 10:11-14).

7. También se marca el comienzo del trabajo intercesor de Jesús ante Dios Padre en beneficio de sus hijos en la tierra, asegurándose de que siempre vamos a poder acceder al Padre por medio de Jesucristo (1 Juan 2:1).

Por lo tanto, este día es de celebración, pues Cristo ha retornado al Padre, prometiéndonos interceder por nosotros, pecadores, para que a su retorno nosotros podamos disfrutar de las mieles de la vida que nos ha regalado.