Publicado en Fe
Valora este artículo
(2 votos)

¿De dónde consiguió el padre de la no-violencia su inspiración para dicho movimiento?

Tu carta magna: las bienaventuranzas que Cristo proclamó en el monte. Si vives el espíritu de las bienaventuranzas, saborearás la felicidad y la transmitirás a todos los que se crucen contigo (Card. Van Thuan).

Gandhi, el liberador de la India, conocía bien el cristianismo por sus años de estudio en Gran Bretaña, y tenía el Evangelio como libro de cabecera. Admiraba de manera especial las ocho bienaventuranzas, en las que se inspiró su sistema de la no-violencia. Pero, por una parte, demasiado compenetrado con el hinduismo, para el que es inconcebible que la trascendencia de Dios pueda compaginarse con la encarnación, y, por otra, escandalizado por la conducta de ciertos cristianos que vivían muy alejados de la doctrina de las bienaventuranzas, dijo una frase que debería hacernos pensar: «Yo amo a Jesucristo. Pero detesto a los cristianos porque no se parecen a él. Si no, todo nuestro pueblo se habría hecho cristiano».

Cardenal Van Thuan

Siervo del Señor, Francisco Xavier Nguyen Van Thuan fue arzobispo coadjuntor de Saigón, fue arrestado por el régimen comunsta y pasó 13 años en la cárcel, 9 de ellos en aislamiento. En prisión escribió Mil y pasos en el camino de la esperanza. En 1991 fue liberado, Juan Pablo II le nombró, en 1994, presidente del Pontificio Consejo Justicia y Paz. Fundó Mater Unitatis. Falleció el 16 de septiembre de 2002 en Roma. Actualmente, se sigue un proceso para su canonización