Miércoles, 04 Enero 2017 10:18

Las causas de la crisis de nuestros días

Escrito por 
Valora este artículo
(1 Voto)

causascrisis

Con todos los esfuerzos de renovación..., con todos los hombres y sus técnicas..., ¿qué será de nosotros?... Si ya no consideramos al Señor como la fuente de esperanza que renueva nuestras vidas y nos da la alegría, ¿quién se atreverá a responder?

A la Iglesia se le atribuye todo tipo de defectos: que está anticuada, que sus estructuras son demasiado pesadas... Por tanto, no tiene nada de extraño el que la Iglesia esté en crisis.

Este juicio es totalmente erróneo. Esas acusaciones que tú pregonas desde las azoteas te evitan tomarte el trabajo de analizarte a ti mismo y de hacer autocrítica. La Iglesia está formada por todo el pueblo de Dios, del que tú eres un miembro.

Los verdaderos motivos de la crisis son otros. Y se pueden enumerar: la desvalorización de la oración, el comportamiento de los cristianos que hablan y actúan como los demás (lo sobrenatural ya no existe), el rechazo de la locura de la Cruz (Card. Van Thuan).

Renueva tu alma. Hazla generosa y sencilla para con el Señor: «Señor, todo lo que quieras, te lo doy». Pero no olvides una segunda oración: «Todo lo que me des, lo acepto» (Card. Van Thuan).

Cuando estabas enfermo, tus padres te dieron su sangre para renovar tu cuerpo y hacerlo revivir con más fuerza y energía. Sólo podrás renovar tu vida y la de la Iglesia aceptando que corra por tus venas la sangre de tu Señor para reemplazar la sangre vieja y salvarte (Card. Van Thuan).

Con todos los esfuerzos de renovación..., con todos nuestros libros, nuestras organizaciones, nuestras comisiones, nuestros sacrificios..., con todos los hombres y sus técnicas, y sus fábricas, y sus autopistas, y sus cohetes, y sus satélites artificiales, y sus ciencias..., ¿qué será de nosotros? ¿Cuál será el sentido de nuestra vida? (Card. Van Thuan).

Si ya no consideramos al Señor como la fuente de esperanza que renueva nuestras vidas y nos da la alegría, ¿quién se atreverá a responder? (Card. Van Thuan).

El pastor Oscar Cullman, célebre por su doctrina y sus escritos de teología, exégesis y liturgia, invitado a hablar a un grupo de intelectuales reunidos en Estrasburgo durante la grave crisis por la que atravesaba Europa tras el Vaticano II, expresaba con total franqueza su pensamiento sobre la crisis religiosa actual en los siguientes términos:

«Las dificultades de la Iglesia católica no son específicas de ella. Nuestra Iglesia protestante tampoco se ha librado de ellas. Después de examinar la situación general y de analizar los detalles de las situaciones particulares, hemos pensado que las causas de la crisis pueden resumirse así:

  1. Hemos desvalorizado la oración, cuando la oración debería ocupar todo el espacio en nuestra vida. Ya no nos aferramos a Cristo, y por eso ya no tenemos fuerzas.
  2. Los cristianos hablan y piensan como los demás, ya no miran los acontecimientos con los ojos de Dios y ya no reaccionan según el espíritu del Evangelio. En teoría, y de nombre, son cristianos. Pero en la sociedad y en sus actos, son paganos y ateos.
  3. Los cristianos no aceptan la locura de la Cruz, tal como la ha enseñado san Pablo. Quieren rivalizar con el mundo en sabiduría humana. Huyen del sacrificio y de la pobreza. Buscan los elogios y reivindican la libertad de hacer su propia voluntad. Siguen a Jesús al monte Tabor, pero se detienen a la entrada del Huerto de Getsemaní y no quieren subir al Calvario».

¡Qué identidad de pensamiento con el papa Pablo VI!

Modificado por última vez en Miércoles, 04 Enero 2017 11:05

Síguenos

Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Vimeo Subcríbete a nuestro boletín

Lo más...

Leído este mes

Nuevo