¿Qué ocurriría si tratásemos la Biblia como a nuestro celular?

Publicado en Fe
Valora este artículo
(1 Voto)

Los celulares se han vuelto parte de nuestra vida cotidiana: los llevamos con nosotros a todas partes y los revisamos constantemente. ¿Qué pasaría si hiciéramos esto mismo con la Palabra de Dios?, preguntó el Papa Francisco este primer Domingo de Cuaresma.

Como parte de la reflexión en el pasaje bíblico en el cuál Satanás intenta tentar a Jesús en el desierto proponiéndole “hacer gestos milagrosos, como transformar las piedras en pan para saciar su hambre, y tirarse abajo desde los muros del templo haciéndose salvar por los ángeles (… para finalmente proponerle) adorarlo a él, al diablo, para tener dominio sobre el mundo (…) mediante esta triple tentación, Satanás quiere desviar a Jesús de la vía de la obediencia y de la humillación –porque sabe que así el mal será derrotado- y llevarlo sobre el falso atajo del éxito y de la gloria”; el Papa Francisco recordó que la forma de vencer estas tentaciones es conociendo la Biblia, la Palabra de Dios.

“Las flechas venenosas del diablo son paradas por Jesús con el escudo de la Palabra de Dios que expresa la voluntad del Padre, y así el Hijo, lleno de la fuerza del Espíritu Santo, sale victorioso del desierto”.

Así pues “como cristianos somos invitados a seguir los pasos de Jesús y afrontar el combate espiritual contra el Maligno con la fuerza de la Palabra de Dios (pero) para esto se necesita tomar tener familiaridad con la Biblia: leerla a menudo, meditarla, asimilarla. La Biblia contiene la Palabra de Dios, que es siempre actual y eficaz”.

Con esta mentalidad el Papa Francisco preguntó: “¿qué pasaría si tratásemos la Biblia como a nuestro teléfono celular? Si la llevásemos siempre con nosotros; si volviésemos a por ella cuando la olvidáramos; si la abriésemos varias veces al día; si leyésemos los mensajes de Dios contenidos en la Biblia como leemos los mensajes del celular”.

“En efecto, si tuviéramos la Palabra de Dios siempre en el corazón, ninguna tentación podría alejarnos de Dios y ningún obstáculo nos podría hacer desviarnos del camino del bien; sabríamos vencer las cotidianas sugestiones del mal que está en nosotros y fuera de nosotros; seríamos más capaces de vivir una vida resucitada según el Espíritu, acogiendo y amando a nuestros hermanos, especialmente a aquellos más débiles y necesitados, también a nuestros enemigos”.

Fuentes

Do you read the Bible as often as you check your phone? Francis asks

¿Qué ocurriría si tratásemos la Biblia como a nuestro celular?, pregunta el Papa

Más en esta categoría: Mi primer amor »