Publicado en Fe
Valora este artículo
(1 Voto)

peluquero

Las obras de caridad no son necesariamente apostolado. Lo son si se realizan como una misión que el Señor nos ha asignado (C. E 295).

Las obras de caridad no son necesariamente apostolado. Lo son si se realizan como una misión que el Señor nos ha asignado (C. E 295).

Muchos habitantes de Saigón (Vietnam) conocieron a un viejo peluquero protestante, viudo y sin hijos, de aspecto simpático. Vivía pobremente y ejercía su oficio en una casa modesta. Cada vez que empezaba a cortar el pelo a alguien, le gustaba repetir las mismas palabras: «No ambiciono las riquezas. Me basta con tener el pan de cada día y con servir al Señor». Luego seguía con su monólogo —a veces su diálogo si el cliente se prestaba a ello— sobre el tema del servicio al Señor.

Cardenal Van Thuan

Siervo del Señor, Francisco Xavier Nguyen Van Thuan fue arzobispo coadjuntor de Saigón, fue arrestado por el régimen comunsta y pasó 13 años en la cárcel, 9 de ellos en aislamiento. En prisión escribió Mil y pasos en el camino de la esperanza. En 1991 fue liberado, Juan Pablo II le nombró, en 1994, presidente del Pontificio Consejo Justicia y Paz. Fundó Mater Unitatis. Falleció el 16 de septiembre de 2002 en Roma. Actualmente, se sigue un proceso para su canonización