Una gracia: poder prepararnos para la muerte

Publicado en Fe
Valora este artículo
(1 Voto)

graciaprepararsemuerte

No me digas que escuchas la voz de tu conciencia. ¿Tienes aún una conciencia a la que seguir? (C.E. 109).

No me digas que escuchas la voz de tu conciencia. ¿Tienes aún una conciencia a la que seguir? (C.E. 109).

Te has consagrado al Señor, pero sigues comparando tu suerte con la de los demás: te quejas de que ellos tengan tal cosa o tal otra que tú no tienes. ¿Lamentas haberte entregado al servicio de Dios sin condiciones? (C. E 116).

«Tiene usted cáncer», le dijo a Julio Bussi el médico que lo atendía. Era el 14 de enero de 1953. El enfermo respondió, sonriendo alegremente: «Si ésa es la voluntad de Dios, es una gracia. Así tendré tiempo de prepararme para una buena muerte, lo cual es mejor que morir en un accidente sin tener tiempo de pensarlo».

Cardenal Van Thuan

Siervo del Señor, Francisco Xavier Nguyen Van Thuan fue arzobispo coadjuntor de Saigón, fue arrestado por el régimen comunsta y pasó 13 años en la cárcel, 9 de ellos en aislamiento. En prisión escribió Mil y pasos en el camino de la esperanza. En 1991 fue liberado, Juan Pablo II le nombró, en 1994, presidente del Pontificio Consejo Justicia y Paz. Fundó Mater Unitatis. Falleció el 16 de septiembre de 2002 en Roma. Actualmente, se sigue un proceso para su canonización