Miércoles, 02 Noviembre 2016 09:06

Una gracia: poder prepararnos para la muerte

Escrito por 
Valora este artículo
(1 Voto)

graciaprepararsemuerte

No me digas que escuchas la voz de tu conciencia. ¿Tienes aún una conciencia a la que seguir? (C.E. 109).

No me digas que escuchas la voz de tu conciencia. ¿Tienes aún una conciencia a la que seguir? (C.E. 109).

Te has consagrado al Señor, pero sigues comparando tu suerte con la de los demás: te quejas de que ellos tengan tal cosa o tal otra que tú no tienes. ¿Lamentas haberte entregado al servicio de Dios sin condiciones? (C. E 116).

«Tiene usted cáncer», le dijo a Julio Bussi el médico que lo atendía. Era el 14 de enero de 1953. El enfermo respondió, sonriendo alegremente: «Si ésa es la voluntad de Dios, es una gracia. Así tendré tiempo de prepararme para una buena muerte, lo cual es mejor que morir en un accidente sin tener tiempo de pensarlo».

Síguenos

Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Vimeo Subcríbete a nuestro boletín

Lo más...

Leído este mes

Nuevo