Publicado en Fe
Valora este artículo
(1 Voto)

Los más pequeños suelen ser quienes dan las lecciones más grandes.

«Apóstol por el sufrimiento», sin discursos, sin actividades, sino únicamente con la ofrenda silenciosa por la salvación del mundo. Mientras agonizaba el Señor, su Madre, al pie de la cruz, sufría la misma agonía en su corazón (Card. Van Thuan).

Los niños se han mostrado siempre como apóstoles llenos de valor: Tarsicio llevó a Dios a mucha gente. Recuerda estas palabras de Jesús: «Cuidado con despreciar a los pequeños» (Lc 18,1-6) (Card. Van Thuan).

Chiaretta era una niña de familia pobre, aquejada desde los cuatro años de una enfermedad incurable. Sus padres cambiaban mucho de residencia, según lo iba exigiendo la enfermedad. Habiendo oído hablar del movimiento de los Focolari, la ingresaron en un hospital cercano a un centro de ese movimiento, en Loppiano. Junto con la enfermita, toda la familia comenzó a llevar una ferviente vida de piedad y a comulgar a diario. Chiaretta se matriculó en un colegio, pero sólo podía seguir los cursos entre largos intervalos de ausencia. Cuantos se acercaban a ella —médicos, enfermeras— quedaban edificados por su alegre valor: «No tengas miedo a hacerme daño. Jesús vive en mí», le decía a la enfermera encargada de ponerle varias inyecciones al día. Cuando sobrevino la última fase de la enfermedad, la llevaron a su casa. «Volveremos a vernos; si no es aquí en la tierra, será en el cielo», decía al despedirse de todos.

Yo conocí a su familia, con una gran resignación cristiana ante la salud de la hermanita de Chiaretta, aquejada de la misma enfermedad.

Cardenal Van Thuan

Siervo del Señor, Francisco Xavier Nguyen Van Thuan fue arzobispo coadjuntor de Saigón, fue arrestado por el régimen comunsta y pasó 13 años en la cárcel, 9 de ellos en aislamiento. En prisión escribió Mil y pasos en el camino de la esperanza. En 1991 fue liberado, Juan Pablo II le nombró, en 1994, presidente del Pontificio Consejo Justicia y Paz. Fundó Mater Unitatis. Falleció el 16 de septiembre de 2002 en Roma. Actualmente, se sigue un proceso para su canonización