Una sonrisa de cuarenta mil dólares

Publicado en Fe
Valora este artículo
(1 Voto)

sonrisacuarentamildolares

Sé alegre con los que te quieren y con los que te odian...

Sé alegre con los que te quieren y con los que te odian, cuando gozas de buena salud y cuando te atenace el sufrimiento, cuando la gente te siga y cuando todos te abandonen.

Vive contento y de tal forma que cuantos se acerquen a ti perciban la alegría que emana de tu persona, aunque tengas el corazón hecho pedazos. Esa santidad es más auténtica que todos los ayunos y mortificaciones (C. E 539).

En un pueblecito holandés vivía un hombre llamado Hans Bergen. Tenía una cara tan fea, que nadie lo miraba, de horror que inspiraba... Su vida transcurrió en medio de ese desprecio universal.

A su muerte, se descubrió que en el testamento legaba una herencia de cuarenta mil dólares a una niña llamada Ana Martina: «Cuando todos parecían avergonzarse de mirarme, ¡y cuánto más de sonreírme!, sólo Anita me dedicaba su más hermosa sonrisa cada vez que se cruzaba conmigo».

Cardenal Van Thuan

Siervo del Señor, Francisco Xavier Nguyen Van Thuan fue arzobispo coadjuntor de Saigón, fue arrestado por el régimen comunsta y pasó 13 años en la cárcel, 9 de ellos en aislamiento. En prisión escribió Mil y pasos en el camino de la esperanza. En 1991 fue liberado, Juan Pablo II le nombró, en 1994, presidente del Pontificio Consejo Justicia y Paz. Fundó Mater Unitatis. Falleció el 16 de septiembre de 2002 en Roma. Actualmente, se sigue un proceso para su canonización