La vida humana es siempre digna

Publicado en Sociedad
Valora este artículo
(1 Voto)

“La vida humana, desde su concepción hasta su fin natural, tiene una dignidad que la hace intangible”, declaró el Papa Francisco.

En un discurso a los participantes de la Asamblea Plenaria de la Congregación para la Doctrina de la Fe, el Papa Francisco llamó la atención sobre la secularización de algunos países que les ha llevado a permitir la eutanasia y el aborto, pese a que la vida es sagrada desde la concepción hasta su fin natural.

Esto ocurre porque “el hombre de hoy ya no sabe quién es y, por lo tanto, se esfuerza por reconocer cómo actuar ante el bien”.

“Esto ha llevado también a considerar la voluntaria interrupción de la existencia humana como una elección de ‘civilización’ (…) Es claro que allá donde la vida vale no por su dignidad, sino por su eficiencia y por su productividad, todo eso se convierte en imposible”.

“El dolor, el sufrimiento, el significado de la vida y la muerte son realidades que a la mentalidad contemporánea le resulta difícil enfrentar con una mirada llena de esperanza”, afirmó el Pontífice: “Sin una esperanza confiable que lo ayude a lidiar con el dolor y la muerte, el hombre no puede vivir bien y mantener una perspectiva segura frente a su futuro”.

Por ello es necesario “reclamar la vocación trascendente del hombre y la conexión inseparable de su razón con la verdad y el bien, a la cual introduce la fe en Jesucristo”. Para conseguir este propósito no hay “nada como abrir la razón a la luz que viene de Dios y que ayuda al hombre a conocerse a sí mismo y el diseño de Dios sobre el mundo”.

Se hace de vital importancia una auténtica pastoral, a “tomar al hombre de la mano, cuando ha perdido el sentido de su dignidad y de su destino, para conducirlo con confianza a redescubrir la paternidad amorosa de Dios, su buen destino y las formas de construir un mundo más humano”.

“Los pastores auténticos son aquellos que no se desentienden del hombre, ni lo dejan en las garras de su desorientación y de sus errores, pero con verdad y con misericordia lo traen de regreso para encontrar su verdadero rostro en el bien”, añadió.

“Nosotros creemos que la salvación consiste en la comunión con Cristo resucitado que, gracias al don de su espíritu, nos ha introducido en un nuevo orden de relación con el Padre y entre los hombres”.

Utilizando esta visión es la única forma de volver a dotar al hombre de su dignidad “como persona, con un valor esencial y dotado de una racionalidad peculiar y amplia”.