Los beneficios de ayudar, de acuerdo con la ciencia

Publicado en Sociedad
Valora este artículo
(1 Voto)

beneficiovoluntarios

Sabemos que hacer servicios de voluntariado ayudan a mejorar a la comunidad y hacer que otras personas cubran sus necesidades o que se sientan mejor, sin embargo, también tiene efectos beneficios en la salud, tanto física como mental, de aquel que ayuda.

Brindar apoyo como voluntario tiene efectos positivos en la comunidad y en las personas que la habitan. Estudios recientes también han demostrados que estos beneficios se extienden más allá, pues se han reportado varios efectos beneficiosos en el cuerpo y la mente de los prestadores de este servicio.

En un estudio epidemiológico recientemente publicado en la revista BMJ Open (parte del British Medical Journal) analizó los hábitos de 66,343 personas por año, utilizando la misma encuesta cada 2 años de 1996 a 2008, para encontrar alguna relación entre las actividades de voluntariado y la salud mental en personas de todas las edades.

Se descubrió que las personas que se ofrecían como voluntarios sin paga (cerca del 20% de los casos analizados) eran efectivamente más felices. También se exploró la posibilidad de que fuera esta felicidad la que hicieran que las personas fueran voluntarios más seguido, sin embargo, al ir eliminando variables el resultado fue claro: el voluntariado hacía que las personas fueran más felices, y no al revés.

Esto se explica porque cuando ayudas a otros, el cerebro libera ciertas sustancias como la oxitocina, la dopamina y la serotonina, hormonas que hacen algo más que hacerte sentir bien. De hecho, ayudan a la reparación y nutrición de las células del cuerpo.

Así pues, ser voluntario también beneficia la salud física, encontrándose menores índices de presión arterial alta, demencia y adicciones en las personas voluntarias, además de que tienen una esperanza de vida mayor al promedio.

Sin embargo, hay un truco. Para sacar provecho de estos beneficios se tiene que tener realmente la intención de ayudar a los otros. En un estudio observacional de 2012 se encontró que aquellos que ejercían de voluntarios por obligación o razones egoístas, no disfrutaban de los beneficios de salud de los voluntarios sinceros, teniendo una esperanza de vida similar a aquellos que no realizaban este tipo de actividad, y viéndose empujados a niveles de estrés mayores al ver esto como una obligación más.

Así que ya saben, es bueno ayudar, siempre y cuando se tenga realmente la intención de servir a los demás y no a uno mismo.

Más en esta categoría: ¿Estado o empresa? »