Mariguana: ¿la legalización de una enfermedad será un derecho?

Publicado en Sociedad
Valora este artículo
(3 votos)

Nuevamente se pone sobre el mesa la posibilidad de debatir acerca de la legalización de la marihuana, y ahora llama la atención de sobremanera que lo hacen cuatro exsecretarios de Estado; es evidente que existen intereses muy fuertes.

El hombre se ha esforzado en combatir el sarampión, el dengue, la malaria; se erradico la poleo al igual que la viruela negra.

La OMS ha dicho que las adicciones son problema de salud pública, una enfermedad y el punto es que nuevamente se pone sobre el mesa la posibilidad de debatir acerca de la legalización de la marihuana, y ahora llama la atención de sobremanera que lo hacen cuatro exsecretarios de Estado, Fernando Gómez Mont; exsecretario de Gobernación con Felipe Calderón, Juan Ramón de la Fuente; exsecretario de Salud con Ernesto Zedillo, Jorge Castañeda; Exsecretario de Relaciones Exteriores con Vicente Fox, y Pedro Aspe Armella; Exsecretario de Hacienda con Carlos Salinas, quienes afirman están de acuerdo con el comercio y consumo de esta sustancia.

Es entonces evidente que existen intereses muy fuertes y de carácter económico para legalizar no solo su consumo sino también el tráfico y comercio, un negocio que lucrara con la salud de cientos de miles de personas, bajo el argumento de la libertad de la persona, pero no hay que olvidar que el deber y el papel del Estado es defender la vida y la salud de todos los seres humanos, aun en contra de su propia voluntad, sin embargo parece ser que bajo el pretexto de la libertad y de la violencia que ocasiona el combate no solo el trafico sino al consumo, es preferible legalizarla en todo su contexto, mientras aún no se ven campañas eficaces para combatir el tabaquismo o el alcoholismo; el gobierno invierte poco muy en el combate a las adicciones, no hay cifras concretas porque cada entidad federativa destina recursos para ellos, cada municipio lo hace en teoría, y también la federación , los programas son muy dispersos y disimiles, no hay una política pública sólida y uniforme que establezca lineamientos y parámetros sociales para combatir una enfermedad como son las adicciones, ¿por qué entonces algunos sectores pretenden que los mexicanos nos enfermemos de una adicción? y ante esta pregunta no queda otra respuesta que la de los fuertes intereses económicos, claro está a costa de la salud de miles de personas.