Sanando heridas, arte saqueado es regresado a los herederos de víctimas de los nazis

Publicado en Sociedad
Valora este artículo
(1 Voto)

recuperaarterobadopornazis

El regreso de la pintura del siglo XVI “Retrato de un Hombre” a Henrietta Schubert de Viena es parte de una carrera contra el tiempo para encontrar a los dueños legítimos de tesoros saqueados por los nazis.

Estafa. Ese fue el primer pensamiento de Henrietta Schubert cuando los abogados le contaron que una pintura flamenca del siglo XVI que colgaba en las paredes de un museo francés perteneció a sus abuelos judíos, quienes la vendieron en 1938 para asegurar su pasaje de la Alemania nazi a los Estados Unidos de América.

Pero cuando el gobierno de Francia regresó “Retrato de un Hombre” a la familia de Schubert el lunes, sus lágrimas no pudieron ser más genuinas.

“Nunca esperas algo como esto”, dijo Schubert, 67, residente de Viena nacida en la misma ciudad austriaca que Adolfo Hitler. “Los nazis han muerto, y esto pude ayudar a sanar nuestras heridas”.

Consciente de que el tiempo está robando las oportunidades de identificar a los dueños de los tesoros perdidos o saqueados de la Segunda Guerra Mundial, Francia ha incrementado sus esfuerzos para encontrarlos o a sus herederos. El gobierno, que en el pasado esperó que los reclamantes los alcanzaran, ahora está activamente buscándolos.

La innovadora iniciativa depende, en parte, en un esmerado trabajo detectivesco realizado por docenas de genealogistas analizando los registros de defunción, además de otros archivos tanto públicos como privados para conectar los árboles genealógicos de las personas perseguidas o asesinadas por los nazis.

Así fue como un boceto de Edgar Degas, que los invasores nazis en Paris robaron a Maurice Dreyfus en 1941, se reunió este año con su hija, Viviane. Su familia fue la primera beneficiada del programa de búsqueda proactivo del gobierno, lanzado en 2015.

“Acabamos de recuperar una pequeña pieza de mi padre de la cual nunca supe, lo cual es un hermoso, hermoso regalo” dijo Viviane Dreyfus en la ceremonia de entrega, realizada en mayo pasado, de "Trois Danseuses en Buste" de Degas.

Maurice Dreyfus murió en 1957, sin enterarse de que el boceto al carbón de las 3 bailarinas había sido hallado 6 años antes en una alacena de la embajada de la Alemania nazi en Paris. Dreyfus nunca mencionó la obra de arte del siglo XIX a su familia.

“Es maravilloso que Francia se esté haciendo responsable de hallar a los dueños legítimos, ya que esto es mucho más que arte” dijo Viviane Dreyfus.

Los museos franceses aun poseen y muestran 2,000 piezas de arte y otros tesoros sin reclamar, recuperados tras la victoria de los Aliados en 1945.

Se conoce que al menos 145 de los objetos fueron robados a los judíos. Se piensa que otros fueron comprados o encargados por invasores nazis, muchas veces a la fuerza. Las historias de muchas de las piezas son desconocidas.

En los museos, las piezas con procedencia tan dolorosa pueden identificarse con la discreta etiqueta “MNR” (siglas en francés de Recuperación de los Museos Nacionales”). Tan discreta es en realidad, que la mayoría de los visitantes a los museos no tienen idea de que están apreciando un arte con una historia de varias capas.

Arte sin reclamar con la etiqueta “MNR” incluye obras de Claude Monet, Auguste Renoir, Edouard Manet, Paul Gauguin, Gustave Courbet y otros menos conocidos.

“Muchos sobrevivientes del holocausto y judíos que escaparon de los alemanes no hablaron de sus dolorosas experiencias de guerra, incluyendo las obras de arte que les habían arrebatado. Muchas familias no saben,” señaló Marie-Christine Labourdette, directora de museos en Francia.

Ahora, los genealogistas están cerca de identificar a varias familias como propietarias legítimas de los trabajos recuperados. Sus búsquedas los han llevado más allá de Francia hacia Bretaña, Suiza, Luxemburgo, Portugal y Japón, según dijo Antoine Djikpa, presidente de los Genealogistas de Francia.

"Nuestro objetivo es establecer toda la seguridad jurídica", dijo Djikpa.

Sin embargo, en algunos casos, las familias han rechazado las propuestas por razones que siguen siendo misteriosas, dijo.

"Puedes llegar a la paradójica situación en la que un heredero rechaza cualquier contacto, mientras que nosotros estamos aquí para servirle", dijo Djikpa.

El óleo en madera regresado a la familia Schubert en una ceremonia de entrega el lunes en le Ministerio de Cultura de Francia, fue marcado por los nazis para el "Fuhrermuseum" de Adolf Hitler.

El líder nazi, un artista fracasado, quería construir un museo en su ciudad natal, Linz, Austria, para albergar miles de obras robadas que ordenó fuesen puestas a su disposición personal.

Christopher Bromberg, primo de Henrietta Schubert de Filadelfia, fue con ella a París para recoger la pintura de sus abuelos, atribuida a un artista sin nombre de la escuela de Joos van Cleve y que no sabían existía hasta hace poco.

“La pintura ni siquiera debe de tener un valor monetario”, dijo Bromberg, “es acerca de conectarnos con nuestro pasado y la historia de nuestra familia que estaba perdida”.

 

Traducción de Veritas Redacción.

Artículo original en inglés: Healing wounds, France returns looted artwork to Nazi victim's heirs