Un listón rosado

Publicado en Sociedad
Valora este artículo
(1 Voto)

Hoy se celebra el Día Mundial de la Lucha contra el Cáncer de Mama, y como tal podemos ver que muchos demuestran su apoyo portando un listón rosado. Pero, ¿sabes cómo surgió tan singular práctica?

Portar un listón en apoyo a alguna causa particular es práctica común en nuestros días. Lo que pocas personas saben es que la primera vez que se utilizó un listón de este tipo fue durante la Crisis de rehenes de Irán entre 1979 y 1981, cuando Penney Laingen, esposa de Bruce Laingen, uno de los diplomáticos cautivos, comenzó a llevar un lazo amarillo en apoyo a los rehenes, inspirada por la canción Tie a Yellow Ribbon Round the Ole Oak Tree.

Fue hasta la época de los noventas en que se retomó el uso de un listón para apoyar y concientizar acerca de una causa, en esta ocasión para llamar la atención sobre la problemática epidemia de VIH SIDA, para lo cual se utilizó un lazo color rojo, rápidamente popularizado cuando el actor Jeremy Irons puso uno en su traje durante la premiación de los Tony Awards.

La primera vez que se utilizaron lazos rosados fue en 1990 en un maratón realizado para recaudar fondos para encontrar una cura contra el cáncer de mama, los cuales fueron regalados a sobrevivientes de la enfermedad por la Fundación Susan G. Komen del Cáncer de Mama. Sin embargo, más que mostrar apoyo a la causa, eran un recuerdo de la participación en el evento.

El primer lazo creado específicamente para apoyar la lucha contra el cáncer de mama era de color melocotón, creado por la sobreviviente a la enfermedad Charlotte Hayley, quien los vendía junto a una nota que decía: “El presupuesto anual del Instituto Nacional de Cáncer es de 1.8 billones de dólares, pero sólo el 5% va para la prevención. Ayúdanos a despertar a nuestros legisladores y a los Estados Unidos usando este lazo”.

Esta campaña se hizo popular rápidamente, llamando así la atención de la editora en jefe de la revista Self, Alexandra Penney, quien estaba trabajando en una edición especial para la concienciación del cáncer de mama, en la cual también participaba Evelyn Lauder, sobreviviente de la enfermedad y vicepresidenta de la compañía de cosméticos Estée Lauder.

Ambas intentaron convencer a Hayley para llevar sus listones a lado de la edición especial de la revista, pero ella rechazó la oferta al considerar que sus motivos eran demasiado comerciales.

Así, Penney y Lauder decidieron voltear su mirada a los lazos rosados que habían sido utilizados durante el maratón, decantándose en favor de este color por la feminidad asociada al mismo, diciendo, además, que este brillante color da una sensación de salud y bienestar, todo lo contrario al fatídico cáncer.

A pesar de que el propósito original era repartir los listones junto a las revistas, la estrategia pareció poco práctica en el momento, por lo cual se decidió repartir los listones junto a los productos de maquillaje de Estée Lauder. Tan solo en esa campaña inicial se lograron repartir millón y medio de listones entre las usuarias de la marca.

A partir de entonces el listón rosado se dio a conocer como símbolo universal en la lucha contra el cáncer de mama, pero a pesar de la importancia que tiene recordar y crear conciencia acerca de la enfermedad, no basta con solo ponerse un listón rosado, hay que emprender acciones para cuidar de la salud tanto de mujeres como de hombres afectados por este padecimiento.

Más en esta categoría: ¿Independencia para Cataluña? »