Una carta de su vecina de 90 años le tocó el corazón... y cambió su vida

Publicado en Sociedad
Valora este artículo
(1 Voto)

Una tarde de abril, Marleen Brooks, de 37 años, regresó a casa y encontró una carta escrita a mano por una vecina de la Tercera Edad. En el momento en que leyó la carta, su vida cambió.

La carta era corta, pero venía del corazón.

Decía: "¿Señora? ¿Pensarías en convertirse en mi amiga? Tengo 90 años, vivo sola y todos mis amigos han fallecido. Estoy tan sola y asustada. Por favor, rezo por alguien. -Wanda Mills "

Brooks, una gerente de propiedades de 37 años de edad que vive en Park Hills, Missouri, lloró mientras leía la nota escrita a mano.

"Dos frases y no pude dejar chillar", dijo en una entrevista telefónica. "Fue entonces cuando mi vida cambió."

La anciana que escribió la carta había dejado su dirección en la nota - resultó que vivía justo al otro lado de la calle, dos casas abajo.

Al día siguiente, en cuanto terminó de trabajar, Brooks decidió ir a la casa de Wanda Mill.

"Ella se sorprendió cuando fui allí", dijo. Ella le llevó algunos cupcakes. Ahora la visita tres o cuatro veces a la semana con sus hijos y su marido. Brooks también creó una página en Facebook llamada "Pen Pals for Seniors" que tiene como misión terminar con el aislamiento y la soledad de los adultos mayores.

Según un estudio realizado por la Universidad de California en San Francisco, el 18 por ciento de los adultos mayores viven solos y el 43 por ciento se siente solo de forma regular.

"No sabía que vivía allí. Fue muy revelador", dijo Brooks. "La he visto tanto como he podido".

Ella ahora dedica mucho de su tiempo libre a abogar por las personas mayores.

"Siento que he encontrado mi propósito en la vida", dijo.

La carta trajo recuerdos de su propia abuela, que murió en un hospicio en 2013. Brooks dijo que había bloqueado esas memorias, pero los recuerdos volvieron a su cabeza mientras leía la carta.

"Ella me recuerda a mi abuela", dijo y añade "que hoy en día los vecinos no se conocen".

"Rompe tu corazón, sobre todo porque podemos aprender mucho de ellos [los ancianos]", dijo.

En cuanto a Hills, de 90 años de edad, siente como que alguien de arriba la está cuidando. "Alguien la envió", dijo Hills, hablando de Brooks a CBS News. "Dios la envió".