Cada vez más, el movimiento pro familia es consciente de que para fortalecer el matrimonio en un país no basta con plantar cara a los debates controvertidos que continuamente aparecen en la opinión pública. Es preciso, además, construir en positivo y enseñar a vivir el matrimonio a los que desean casarse… y a los que ya lo están.

Pareja dispareja (Parte 3)

  • Dic 12, 2017
  • Publicado en Familia

 

Comenté en mi artículo anterior sobre la búsqueda del crecimiento personal como base para poder tener relaciones sanas con los demás, y cómo el sentido del propósito de nuestra vida y la aceptación de nosotros mismos es fundamental.

Pareja dispareja (Parte 2)

  • Dic 12, 2017
  • Publicado en Familia

 

En mi anterior testimonio terminé con las etapas que, conforme he ido aprendiendo, son necesarias para superarme:

La vida en pareja tiene su propio ritmo, y con el tiempo las conductas se van tornando en hábitos.

¿Qué pasa cuando a tu hijo le dices “te amo”? Consejos prácticos para ayudar a mejorar la comunicación con nuestros hijos y lograr hacer que expresemos –y ellos perciban- adecuadamente el amor que les tenemos.

Conoce la conmovedora historia de la familia Dennehy que, además de sus tres hijos propios, han adoptado a 9 niños con discapacidades.

En muchos momentos de nuestra vida solemos preguntarnos si las decisiones que hemos tomado son las correctas. Preguntado si en realidad lo que hacemos provoca que seamos más felices.

El pasado lunes, la Liturgia de la Santa Misa, nos propone un fragmento de la Carta del Apóstol Santiago, como primera lectura. Un fragmento que podría tener apariencia de breve, pero que a mi parecer encierra una gran riqueza y nos da la oportunidad de realizar –lo que podríamos llamar- un “examen de conciencia”. Eliminando los criterios subjetivos y tomando de parámetro la Palabra misma que nos ilumina:

“Hermanos míos: ¿Hay alguno entre ustedes con sabiduría y experiencia? Si es así, que lo demuestre con su buena conducta y con la amabilidad propia de la sabiduría. Pero si ustedes tienen el corazón amargado por envidias y rivalidades, dejen de presumir y engañar a costa de la verdad.

Esa no es la sabiduría que viene de lo alto; ésa es terrenal, irracional, diabólica; pues donde hay envidias y rivalidades, ahí hay desorden y toda clase de obras malas.

Pero los que tienen la sabiduría que viene de Dios son puros, ante todo. Además, son amantes de la paz, comprensivos, dóciles, están llenos de misericordia y buenos frutos, son imparciales y sinceros. Los pacíficos siembran la paz y cosechan frutos de justicia.”(Santiago 3, 13-18)

De este modo por demás práctico, el Apóstol nos exhorta a analizar nuestra vida con criterios nuevos, criterios de vida. ¿De qué “hablamos” con nuestras obras, comportamiento y actitudes cotidianas? ¿Cómo soy con la gente que sufre, que anda en búsqueda de respuestas o que necesita consuelo?

¿Hay una coherencia en mi vida, entre lo que predico y lo que hago?

Mañana es Miércoles de Ceniza. Un tiempo precioso que Dios nos regala para volver nuestra mirada hacia Él. Tiempo para renunciar a lo que distrae nuestra mente y vida de la verdadera felicidad y entrega. Un tiempo particularmente precioso para reiniciar nuestro “diálogo de amigos” y depositar en Su costado nuestras preocupaciones y angustias. Un tiempo para dejar que Él nos restaure, que renueve en nosotros todo lo que está roto. Dejar que nos revista –como al hijo pródigo- con sus ropas reales y ponga en nosotros el distintivo que nos acredita como sus hijos muy amados!

Y así, dejarnos llevar por Su Gracia para sembrar en el mundo las semillas de la paz y la justicia… de la reconciliación y el perdón, que Él ha conquistado para todos los hombres.

{youtube}CuOHD29BTV8{youtube}

Tu amigo Zurc0
Twitter: @Zurc0

Tocados por el Amor

En muchas ocasiones, aparece en el Evangelio, momentos de especial “intimidad” de Jesús con los enfermos. Algunos de estos enfermos tienen que ser ayudados para llegar hasta Jesús –la fe de sus amigos les acerca a la Fuente de Vida. Otros, en cambio, llegan solos, incluso a pesar de que alguien intente impedírselos… Alguien más “como a escondidas” busca tocarle siquiera el manto de sus ropas para sanar.

En fin, las escenas son muchas y muy variadas. Pero lo que permanece es la constante acogida en el amor que Jesús tiene con todos estos enfermos. Sin importar la enfermedad que padezcan, Jesús no los evade y con misericordia los toca, sanando su cuerpo y su alma.

- “En ese gesto y en esas palabras de Cristo está toda la historia de la salvación, donde está incorporada la voluntad de Dios de sanarnos y purificarnos del mal que nos desfigura y que arruina nuestras relaciones. En aquel contacto entre la mano de Jesús y el leproso, fue derribada toda barrera entre Dios y la impureza humana, entre lo sagrado y su opuesto, no para negar el mal y su fuerza negativa, sino para demostrar que el amor de Dios es más fuerte que cualquier mal, incluso de lo más contagioso y horrible”. S.S. Benedicto XVI

Creer en Cristo, es también convencernos que Él tiene el poder de sanar todas nuestras heridas y enfermedades. Que Él tiene el poder de transformar nuestra vida; de “…guiar nuestros pasos por el camino de la Paz…” Creer en Jesús, es confiar en su Palabra, fuente de Verdad y de Perdón. Creer en Su Iglesia que frágil por lo humano que hay en Ella, pero Divina pues ha brotado del costado mismo del Salvador.

Que Dios te bendiga
Tu amigo Zurc0
Twitter: @Zurc0