El buen humor también resulta ser un buen consejero que nos invita a reflexionar… Es como ver en “un mundo paralelo” y de forma graciosa, algo que nos puede perjudicar, afectar... que nos pone en alerta, pues, para tomar mejores decisiones…