Con motivo del XI Aniversario de la bienvenida a la casa del Señor del Siervo de Dios Card. Francisco Xavier Nguyen Van Thuan, Ricardo Fco. Padilla, Presidente de Mater Unitatis y de Veritas Medios Global, nos envía un mensaje para recordar a nuestro fundador.

Un pequeño Sacerdote de origen vietnamita entra a una sala llena de jóvenes, apenas se le veía caminar entre todos los asistentes que gritaban su nombre a coro ¡FRANCISCO! ¡FRANCISCO!...

Oración

El Señor nos ha enseñado una oración para ayudarnos. Pero lo esencial es el encuentro del Padre con su hijo y el diálogo que se establece entre ellos. “Cuando vayas a orar, no te preocupes por lo que has de decir. Entra en tu aposento, cierra la puerta y ora a tu Padre que está allí en lo secreto; y tu Padre que ve en lo secreto te recompensará”. Poco importa la forma de tu oración, lo que interesa es ese intercambio afectivo entre un Padre y su hijo.

Me llamo Francisco Nguyen van Thuan y soy vietnamita... Hasta el 29 de abril de 1975 fui, por ocho años, obispo de Nhatrang, en el centro de Vietnam, la primera diócesis que me fue confiada, donde me sentía feliz, y por la cual sigo sintiendo predilección. El 23 de abril de 1975 Pablo VI me nombró arzobispo coadjutor de Saigón. Cuando los comunistas llegaron a Saigón, me dijeron que mi nombramiento era fruto de un complot entre el Vaticano y los imperialistas para organizar la lucha contra el régimen comunista.