La maestra Beth Battista no dudó en ofrecer su riñon cuando se enteró de la prolongada búsqueda de un donante de la pequeña Lyla. “Sabía que tenía que tenía que hacerme la prueba [de compatibilidad], en vez de verla sufrir”.

bodajenistepein

Jeni Stepien deseaba, como casi toda mujer, ser acompañada en su camino al altar por su padre el día de su boda. Un sueño que se vería frustrado hace 10 años con una trágica muerte. Así que Jeni decidió invitar a su boda al hombre cuya vida fue salvada por el corazón de su padre.