La maestra Beth Battista no dudó en ofrecer su riñon cuando se enteró de la prolongada búsqueda de un donante de la pequeña Lyla. “Sabía que tenía que tenía que hacerme la prueba [de compatibilidad], en vez de verla sufrir”.

lindoncanta

Su trabajo es muy sencillo, sólo transportar a los pacientes de un cuarto a otro en el hospital, sin embargo conocerlo les alegra el día.

Cuantas veces no hemos visto o escuchado la frase “en la guerra y en el amor, todo se vale”, pues en este video te mostramos que esta frase queda a un lado cuando somos testigos de muchos actos de bondad y fe en la humanidad.