Enfocándose en lo importante

  • Oct 19, 2017
  • Publicado en Persona

Las decisiones de cada líder sobre los aspectos que requieren mayor atención no solo afectarán el desempeño individual, sino el de todas las personas que dependen de su gestión.

preguntasanionuevo

Por tradición, el Año Nuevo es un momento de reflexión sobre lo acontecido en el año pasado y de realizar propósitos para los meses que siguen. Por eso es importante una evaluación honesta de lo realizado, para mejorar y no dejar atrás todas esas buenas intenciones y lograr objetivos concretos.

flexibiidadalmetas

En este mundo cambiante es importante mantenerse flexible para adaptar nuestros planes y metas a las nuevas circunstancias que se presentan, por lo que es importante asignar prioridades a nuestras metas, saber darles seguimientos y ser flexibles con nuestros planes.

La perfección




En nuestra vida espiritual, es bueno “ponernos metas”, buscar llevar una vida coherente y ejemplar… Pero esto podrá tener sentido o podrá realizarse sólo en la medida en que seamos persistentes en la oración y sacramentos. Sólo si buscamos hacer la Voluntad de Dios, es que nuestras vidas se verán transformadas

El Beato Carlos de Foucauld escribió en una ocasión que:

-    “La verdadera, la única perfección, no es llevar tal o cual género de vida, sino que es hacer la voluntad de Dios; es llevar el género de vida que Dios quiere, donde quiere, y de llevarlo como él mismo lo habría llevado.”

Sólo en la medida en que busquemos imitar al mismo Cristo en nuestra vida, es que podremos tener obras auténticas de fe, de amor a los demás; de trabajo digno.
Hace unos años conocí a un sacerdote –ya anciano- que en su juventud vivió en la Europa Comunista. Recién ordenado sacerdote no se le permitía ejercer su ministerio. Y como “no obedeció las leyes humanas” sino que buscó cumplir la Voluntad de Dios, fue llevado a prisión, a practicar trabajos forzados, a pasar hambre y frío. Esta fue la constante en su vida: persecución, prisión y maltrato.
Cuando este sacerdote celebró sus cincuenta años de sacerdocio, recordaba todos esos momentos de hostigamiento. Y –con el corazón en la mano- concluía su testimonio con palabras que estremecían todo el auditorio:

-    “Gracias Señor, porque se ha hecho Tu Voluntad y no la mía!”

Que Dios te bendiga
Tu amigo Zurc0
Twitter: @Zurc0