navidadedeka

Con la llegada de las fiestas decembrinas también nos encontramos con las listas interminables de cosas por hacer para que la celebración sea “perfecta”. Este corto video es un recordatorio de que no debemos desperdiciar nuestro tiempo en cada detalle, y en su lugar, aprovecharlo con aquellas personas para los cuales lo importante es estar a tu lado.

schristmasad

El nuevo anuncio de Navidad de Sainsbury, cuenta la historia de Dave, un papá trabajador y devoto, que a pesar de todas las dificultades busca el mejor regalo que pueda dar para su familia en Navidad...

franciscoyniniojesus

Dios no se impone nunca con la fuerza de los poderosos, sino que con la humildad, ternura y pobreza de un recién nacido quiere mover nuestro corazón.

abuelonavidad

Un abuelo se queda solo en Navidad pero al fin reune a su familia a pesar de que ellos no pensaban visitarlo...

manonthemoon

Un solitario anciano vive en la luna, pero una pequeña terrícola lo descubre y le muestra que no esta solo en el universo.

La otra carta...

  • Nov 23, 2017
  • Publicado en Familia

laotracarta

A diez niños les pidieron hacer dos cartas: una para los Reyes Magos y otra para sus padres. Descubre en este conmovedor video qué es lo que realmente quieren nuestros hijos.

La Navidad del Papa Francisco

  • Nov 23, 2017
  • Publicado en Fe

 

navidadpapafrancisco

La Navidad suele ser una fiesta ruidosa: nos vendria bien un poco de silencio, para oir la voz del Amor.

¡Feliz Navidad!

  • Nov 23, 2017
  • Publicado en Fe

Estos días he vuelto a leer una homilía de Navidad del Predicador del Papa que había leído años atrás que termina con una historieta de Navidad que me ha llegado muy profundamente. La historieta es la siguiente: “Entre los pastores que acudieron la noche de Navidad a adorar al Niño había uno tan pobrecito que no tenía nada que ofrecer y se avergonzaba mucho. Llegados a la gruta, todos rivalizaban para ofrecer sus regalos. María no sabía cómo hacer para recibirlos todos, al tener en brazos al Niño. Entonces, viendo al pastorcillo con las manos libres, le confió a él, por un momento, a Jesús. Tener las manos vacías fue su fortuna”.