Un corazón abrasado

  • Ene 20, 2018
  • Publicado en Fe

sanfelipeneri

Para los que aman a Dios —decía San Felipe Neri—, no hay trabajos pesados ni fatigosos. El mismo trabajo se convierte en fuente de alegría.