La generosidad causa felicidad

Publicado en Ciencia
Valora este artículo
(2 votos)

Así lo ha comprobado un reciente estudio científico.

En un estudio realizado para localizar las funciones cerebrales, un equipo internacional de neurobiólogos de las universidades de Lübeck (Alemania), Chicago y Zurich, se dio a la tarea de investigar que zonas del cerebro se activan cuando una persona tiene un comportamiento generoso.

Para ello, 48 personas fueron divididas en dos grupos, a los que se les enviaba semanalmente 25 francos suizos por un mes. Sin embargo, mientras que a un grupo se le pedía que gastara el dinero en sus propias cosas (grupo control), al otro grupo se les imponía la condición de que ese dinero debía gastarse con otras personas (grupo experimental).

Luego de esta primera fase, la segunda fase consistió en tomar imágenes de resonancia magnética funcional para medir la actividad cerebral cuando se les pidió a los participantes tomar una decisión en la cual podían actuar o no generosamente. De hecho, los participantes que tuvieron que compartir su dinero estaban más predispuestos a tomar decisiones generosas comparados con los que se quedaron con el dinero para ellos mismos.

Curiosamente, las zonas que se activaron al ejercer acciones generosas son la región temporoparietal, el estriado ventral y la corteza orbitofrontal. De hecho, las dos últimas zonas se han vinculado con la felicidad, el placer y el sistema de recompensas.

Además, solamente hace falta con pensar en realizar un acto generoso para que se sienta felicidad por ello, reforzando de esta manera que posteriormente se lleve a cabo la acción, par poder sentir de nuevo el placer que produce la generosidad. De esta manera, con cada acto generoso que se realiza, el cerebro se modifica.

Aun hace falta mucho por investigar en el área de las neurociencias, y de la forma en que ciertas acciones alteran el funcionamiento del cerebro; pero por el momento estos resultados demuestran que ser generoso tiene sus beneficios, incluso a nivel neuronal.