Martes, 06 Septiembre 2016 11:08

Los estragos de la contaminación en el cerebro

Escrito por  Veritas Redacción.
Valora este artículo
(1 Voto)

contaminacionafectacerebro000

Mucho se ha hablado de los efectos de la contaminación ambiental en la salud de la población, sobre todo en las vías respiratorias y en el sistema cardiaco. Un estudio recientemente publicado ha demostrado que la contaminación también puede llegar a dañar el cerebro de las personas que viven en lugares con altos niveles de contaminación, como la Ciudad de México.

En un estudio realizado por la Profesora Barbara Maher de la Universidad de Lancaster, Inglaterra, en conjunto con investigadores mexicanos, se demostró que los contaminantes ambientales pueden llegar hasta el cerebro de las personas que viven en zonas altamente contaminadas.

En específico, se comprobó la presencia de nanopartículas de magnetita, un mineral derivado del hierro que tiene propiedades magnéticas. Aunque anteriormente se había comprobado que estas partículas se pueden formar de manera natural en el cerebro, la evidencia recolectada apunta a un origen artificial, que se debe a la inhalación de estas nanopartículas en el ambiente, las cuales, debido a su pequeño tamaño, son capaces de viajar y almacenarse en el cerebro.

El estudio se llevó a cabo en muestras de tejido cerebral de 37 personas, entre las que se contaban 29 personas de entre 3 y 85 años que habían vivido y muerto en la Ciudad de México, zona altamente contaminada; y otras 8 personas que habían residido en Manchester, Inglaterra, con edades de entre 62 y 92 años, cuyo deceso se debió a enfermedades neurodegenerativas, ya que se ha relacionado la presencia de la magnetita a estas enfermedades.

Los resultados fueron impactantes. Los niveles de magnetita en las personas que vivieron en áreas altamente contaminadas fueron iguales, y en algunos casos mayores, a los niveles de las personas con enfermedades neurodegenerativas.

contaminacionafectacerebro000

Además, fue posible determinar que las partículas encontradas no eran de origen natural, puesto que la magnetita que se forma de manera biológica tiene una forma de tetraedro o de octaedro, mientras que la proveniente de los motores de combustión tiene una forma redonda a causa de las altas temperaturas. Aunque se encontró magnetita tanto natural como proveniente de la contaminación, las cifras son alarmantes, pues por cada partícula de magnetita de origen biológico se encontraron 100 partículas provenientes de la contaminación, resultando en millones de partículas en tan solo un gramo de cerebro.

No solamente se encontraron grandes cantidades de magnetita debido a la contaminación, sino que estas partículas casi siempre estaban acompañadas de otros metales, como platino, níquel y cobalto, que no se pueden encontrar de manera natural en el cerebro, y que podrían exacerbar los problemas de salud.

Aunque la magnetita se encuentre ligada a la presentación de enfermedades neurodegenerativas como el Alzheimer, y aunque se encontraron niveles parecidos en las personas que vivieron en zonas contaminadas y aquellas que presentaron dichas enfermedades, aún faltan estudios más específicos que permitan correlacionar la contaminación con la presentación del Alzheimer.

Mientras tanto, la recomendación de la Profesora Barbara Maher es mantenerse alejado lo más posible de las emisiones directas de los coches, reduciendo la cantidad de nanopartículas que se respiran.

contaminacionafectacerebro000

Fuentes

BBC Mundo: El impactante hallazgo sobre la contaminación en cerebros de personas que vivieron y murieron en Ciudad de México

Science Magazine: Industrial air pollution leaves magnetic waste in the brain

Lancaster University: Toxic air pollution nanoparticles discovered in the human brain

Síguenos

Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Vimeo Subcríbete a nuestro boletín

Lo más...

Leído este mes

Nuevo