Sólo quedan 30 vaquitas marinas vivas

Publicado en Ciencia
Valora este artículo
(3 votos)

 

vaquitamarinaextinc

Este hermoso y emblemático mamífero marino de Baja California está a punto de la extinción si no actuamos con rapidez.

La población de vaquitas marinas ha disminuido dramáticamente desde el 2011, entre 2015 y 2016 la mitad de las vaquitas marinas que estaban vivas murieron, y en los últimos 5 años su población disminuyó en un 90%.

Y aunque las leyes mexicanas las protegen, éstas no se cumplen. La principal causa de muerte de las vaquitas marinas son las redes son las redes de enmalles las cuales han sido prohibidas durante dos años por el gobierno mexicano, sin embargo, su uso ilegal continua especialmente para atrapar a la totoaba (también en peligro de extinción), un pez con alto valor comercial en los mercados asiáticos debido a sus supuestas propiedades curativas.

Un reporte reciente por el Comité Internacional de Recuperación de la Vaquita Marina, detalló el uso de 31 redes ilegales en los territorios de la vaquita durante un muestreo de 15 días en los meses de octubre y noviembre del 2016.

“Básicamente están acabado con las dos especies al mismo tiempo”, afirma Kate O’Connell, experta en vida marina. Además de extender la prohibición del uso de estas redes (termina en abril de 2017) y reforzar la vigilancia, los expertos sugieren crear un santuario para la vaquita, aunque nunca han sido capturada y no se sabe bien como respondan al cautiverio.

O’Connell piensa que es posible rescatar a la vaquita marina a pesar de los pocos especímenes con vida y recuerda que el elefante marino del norte pudo ser salvado a pesar de quedar menos de 100 miembros de la especie, actualmente existen unos 100,000.

Pero, el reto más grande es actuar rápidamente antes de que desaparezca esta emblemática especie de México, O’Connell piensa que puede extinguirse en uno o dos años. La creación de un santuario requiere de fondos, equipo veterinario, y facilidades. “El reloj está avanzando, y no estamos ganando” nos recuerda O’Connell.