Sorprende Kalani, auto eléctrico creado por universitarios mexicanos, en Shell Eco-Marathon Brasil

Publicado en Ciencia
Valora este artículo
(1 Voto)

A pesar de las dificultades en su camino, un grupo de universitarios mexicanos se las arregló para sobresalir con su automóvil eléctrico.

Cuando pensamos en competencias automovilísticas, generalmente pensamos en pruebas de velocidad. Sin embargo, en el concurso Shell Eco-Marathon no todo se basa en la velocidad. También se califican la innovación tecnológica, la eficiencia y la seguridad del vehículo.

Esto llamó la atención de Heriberto Ávalos y a Enrique Munive, estudiantes de la Facultad de Ingeniería (FI) de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), para crear su propio auto. Formando el equipo Dzec con Ariadna Reyes, Citlalli Garcés, Enrique Baltazares, Grecia Cervantes, Ernesto Méndez, Itzel Ortiz, Nikolai Ornelas, Karen Jiménez, Ismael Vázquez y Daniela Hernández, alumnos de distintas ingenierías, incluyendo eléctrica, electrónica, mecánica, mecatrónica y química, completaron un auto eléctrico al que llamaron Kalani.

Midiendo 20 centímetros de ancho, 210 de largo y 70 de altura, y pesando 25 kilogramos, Kalani cuenta con una eficiencia de 87 kilómetros por kilowatt-hora, siendo capaz de transportar a su único pasajero cerca de 15 kilómetros con una sola carga de su banco de baterías de litio.

Con estas pruebas exitosas, el equipo decidió poner a prueba su vehículo en el Shell Eco-Marathon Brasil 2017. Y aunque el registro fue exitoso, enfrentaron un nuevo problema: el transporte de Kalani.

Sin recursos suficientes para enviar el vehículo a Brasil, el equipo se decidió por una solución creativa: se cortó en 6 partes que cada uno de los alumnos a realizar el viaje metería dentro de su equipaje para luego armarlo rápidamente en los 3 días previos a la competencia.

Los cortes fueron diseñados para no afectar la estabilidad ni la seguridad del vehículo, y para que fuera fácil de volver a armar con unos simples tornillos.

Así lograron presentarse para completar las 10 pruebas técnicas que evalúan la eficiencia y seguridad del vehículo. Desafortunadamente, en el trayecto se descompuso el regulador eléctrico que conectaba la bocina con las baterías, por lo cual solo aprobaron 9 de las 10 pruebas.

Aun así, su esfuerzo fue reconocido por los jueces de la categoría prototipo eléctrico, además de que fue el único equipo extranjero en participar en este evento.