Superbacterias a causa de la contaminación

Publicado en Ciencia
Valora este artículo
(1 Voto)

Uno de los grandes retos que enfrenta la medicina actualmente es la aparición de bacterias resistentes a los antibióticos, lo cual dificulta el tratamiento de varias enfermedades. Una de las principales causas de este fenómeno es el uso indiscriminado de antibióticos, pero ahora se ha dado a conocer un nuevo factor: la contaminación atmosférica.

Un estudio guiado por la microbióloga Julie Morrissey de la Universidad de Leicester (Reino Unido) dio a conocer que la contaminación atmosférica puede hacer más resistentes a ciertas bacterias, especialmente aquellas que afectan las vías respiratorias.

Estudiando a dos bacterias comúnmente asociadas con enfermedades del tracto respiratorio, el Staphylococcus aureus y el Streptococcus pneumoniae, el estudio encontró que los contaminantes derivados del carbono, provenientes principalmente del uso de los combustibles fósiles, afectan los biofilmes de estas bacterias. Los biofilmes son una secreción producida por las bacterias para adherirse en una superficie (que en este caso serían las mucosas de las vías respiratorias). El carbón que respiramos en la contaminación podría llegar a esta secreción, cambiando sus propiedades, haciéndola más fuerte y resistente, permitiendo que las bacterias se desarrollen en un medio menos hostil, además de que no permitiría que los antibióticos llegaran hasta estas bacterias.

El estudio aún se encuentra en las primeras fases de investigación, haciendo falta una mejor descripción de los mecanismos implicados en esta posible resistencia, así como analizar modelos vivos para confirmar la evidencia hasta ahora obtenida, así como posibles soluciones para enfrentar a las superbacterias. Por lo pronto, este estudio nos da una razón más para enfrentar el problema de la contaminación ambiental, y también una nueva mirada a cómo es posible que las bacterias se vuelvan resistentes a los antibióticos de otras maneras un poco más inusuales.

Más en esta categoría: KIVI la maceta inteligente »