Un súper antibiótico para combatir las súper bacterias

Publicado en Ciencia
Valora este artículo
(1 Voto)

En la batalla contra las bacterias, los antibióticos son rediseñados para hacerles frente.

Cada vez es más común oír de las bacterias resistentes a los antibióticos, y de la importancia de encontrar una alternativa a estos medicamentos si no queremos enfrentar un panorama muy similar al que se enfrentaba antes de descubrir estos novedosos agentes mata bacterias.

Ya sea buscando nuevos antibióticos en las profundidades terrestres o diseñando nuevos mecanismos para atacar las bacterias, lo cierto es que cada vez se hace más urgente encontrar una solución a este problema. Hay quienes incluso voltean la mirada a clásicos antibióticos que ya habían sido vencidos para darles nueva vida.

Precisamente esto último fue lo que hizo el grupo de investigadores estadounidenses liderados por el Dr. Dale Boger. Utilizando como base el antibiótico vancomicina, han alterado algunas partes de su estructura para hacerlo aún más potente.

Utilizado desde hace 60 años, el antibiótico vancomicina es principalmente utilizado en pacientes con alergias a la penicilina para combatir especialmente estafilococos. Sin embargo, en muchos hospitales ha surgido una nueva cepa de enterococos resistentes a la vancomicina (VRE, por sus siglas en inglés), por lo cual se han tenido que usar otras alternativas para el tratamiento.

Con las modificaciones realizadas, la vancomicina es capaz de detener el crecimiento de los VRE. Esto se debe a que gracias a sus nuevas estructuras tiene no solo una manera de atacar a las bacterias, ahora posee tres mecanismos de acción que le ayudan a romper las células y matar las bacterias.

Ya que los tres mecanismos actúan de manera diferente e independiente sobre las bacterias, es improbable que puedan presentar de nuevo resistencia. Si bien puede ser que uno de los mecanismos no dañe a cierta bacteria, los otros dos mecanismos se encargaran de terminar el trabajo. De esta forma la nueva vancomicina no solo es mucho más fuerte, también tiene un periodo de vida y efectividad más largo, puesto que las bacterias no tienen forma de protegerse en su contra.

Aún falta investigar más para que la nueva versión de la vancomicina llegue al mercado, puesto que, aunque es altamente efectiva en su ataque contra los VRE, aún se desconoce si las alteraciones realizadas a su estructura pueden tener efectos adversos cuando sea administrada a seres vivos. Por el momento los resultados son bastante prometedores, además de que abren una nueva ventana para la creación de otros super antibióticos.